Diez pruebas de que la sociedad de consumo (tal como la conocemos) está llegando a su fin

El título de este post hace referencia a un artículo escrito por los autores de “Gente y Hogares Sostenibles“, el cual marca los diez puntos que, según ellos, indican que el modelo económico está cambiando.

nuevo-modelo-economico

Los diez puntos son (citanco textualmente):

1. Se multiplican las redes de productos de segundo mano

2. Está desapareciendo el antiguo orgullo de no saber cocinar, mientras se consolida el flexitarianismo

3. Florecen los grupos de compra y cooperativas de consumo (de alimentos, de energía y de otras cosas)

4. Se demuestra que podemos pasar una semana en París muy a gusto sin pagar un euro de hotel

5. Cada vez hay más grupos de trueque, bancos de tiempo y circuitos externos a la moneda oficial

6. El PIVE 6 y la huelga de taxis demuestra los serios apuros del coche privado

(…)Lo que tiene poco arreglo es el coche en propiedad, especialmente si se consigue poner en marcha una gran flota de transporte a la demanda, Taxi+Uber+Coche compartido, con precios mucho más baratos que el dineral que cuesta mantener un vehículo propio.

7. Ha sido necesario frenar el auge de la eficiencia energética y la autoproducción de energía

8. Vuelven a proliferar las tiendas de reparaciones y arreglos: de ropa, de aparatos, de cualquier cosa 

9. La tecnología está acercándose al viejo sueño de fabricarlo todo en nuestra propia casa

Aunque todavía algo estrambóticas, ya podemos comprar máquinas que eliminarán la necesidad de que compremos nada más. Las impresoras 3D pueden llegar a ser verdaderas aniquiladoras del consumo tal como lo conocemos: cuando necesitemos algo, lo fabricaremos en la impresora del salón y listo.

10.El triunfo de la bicicleta 

(…)Las estadísticas muestran un crecimiento sostenido de la bicicleta, desde no estar incluidas como modalidad de transporte urbano (caso de Madrid) a  suponer entre un 1 y un 5%, y subiendo a toda máquina. (…)

Es difícil concluir si, como se asegura en el artículo, todo esto son señales reales de un cambio profundo o no son más que rasgos de una moda motivada por la crisis económica, que ha hecho ajustarse el cinturón a más de uno. Porque todo el mundo sabe que es mucho más barato comer de tupper que de restaurante cada día.

Uno de los puntos más llamativos, la impresora 3D, acaba de llegar y todavía no ha demostrado que no sea algo más que el gádget tecnológico de moda. Si bien es cierto que, aunque utiliza plásticos y genera un cierto volumen de residuos, también los genera la producción industrial, y en cantidades mucho mayores. La microdispersión de la capacidad de fabricación de chismes, juguetes, accesorios y piezas de recambio, totalmente personalizables, quizás sí sea una puerta abierta a un nuevo modelo de consumo. No obstante, creo que incluirla en la lista peca de optimista. La mayoría de las personas que conozco que disponen de una impresora 3D, la tienen más por su condición de juguete de moda o por curiosidad ingenieril que por inquietudes filosófico-económicas.

20080801094125-desarrollo-economia

Lo que sí que es cierto es que los diez puntos pueden ser tenidos como una hoja de ruta o pequeño decálogo de hacia dónde se pueden dirigir los esfuerzos personales si se tienen las susodichas inquietudes.

Un nuevo modelo económico basado en conseguir reducir el consumo propio hasta el mínimo necesario para vivir bien implica consumir de manera responsable. Saber qué es lo que se quiere, porqué se quiere, analizar si la necesidad es real o puede ser suplida con algo que ya se tiene y, si finalmente se compra, buscar la alternativa menos agresiva para el entorno. Es evidente que este consumo responsable requiere un cierto trabajo de búsqueda y documentación, que no es nada fácil, porque no estamos acostumbrados, más que en casos muy específicos, y porque, además, se hace a contracorriente de lo que los modelos sociales más extendidos impulsan y promocionan.

decreixer

Para que no se me olvide: No sólo hay listas que pueden ser utilizadas eventualmente como hojas de ruta de una estrategia a largo plazo. Desde DecreceMadrid se propone cada mes una práctica decrecentista.

Acerca de Ana

Nací en los ochenta y soy, por los pelos, de la generación millenial. Pero de los tempranos, no de los ni-nis, sino de los que estudiaron mucho y emigraron. Yo estudié mucho y me doctoré en química orgánica, pero no emigré. Me quedé y ahora me he reproducido. Y aquí estoy. Escribiendo esto.
Esta entrada fue publicada en artículos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Diez pruebas de que la sociedad de consumo (tal como la conocemos) está llegando a su fin

  1. Pingback: Y ahora… la ropa. SWAPs, mercadillos y fashion victims, ¿es posible convivir en armonía? | Cargols i Gratacels

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s